El diseñador Mossimo Giannulli salió de prisión

El diseñador Mossimo Giannulli salió de prisión

El diseñador de moda Mossimo Giannulli salió de una prisión de California y se encuentra en confinamiento domiciliario luego de su encarcelamiento por su papel en un plan de soborno de admisión a universidades, según una persona familiarizada con el asunto.

Giannulli, de 57 años, está casado con la exestrella de “Full House”, Lori Loughlin. Ambos se declararon culpables el año pasado de pagar medio millón de dólares para que sus dos hijas ingresaran a la Universidad del Sur de California. Loughlin fue liberada de una prisión en Dublín en diciembre después de pasar dos meses tras las rejas.

Los dos se encontraban entre los padres de más alto perfil acusados en el plan, que según las autoridades involucró fuertes sobornos para que adolescentes que no lo merecen ingresaran a las escuelas con puntajes de exámenes manipulados o credenciales atléticas falsas.

Giannulli fue liberado a confinamiento domiciliario el viernes, dijo a The Associated Press una persona familiarizada con el asunto. Se espera que cumpla el resto de su condena en casa, dijo la persona. La fuente no pudo discutir el asunto públicamente y habló con la AP bajo condición de anonimato.

Giannulli, cuya ropa Mossimo había sido durante mucho tiempo una marca de Target hasta hace poco, había estado detenido en una prisión federal en Lompoc, cerca de Santa Bárbara. Ingresó en noviembre y estaba previsto que lo liberaran en abril.

En el caso de Giannulli, la excarcelación a domicilio no es fuera de lo común, en parte debido a la brevedad de su sentencia.

Los registros muestran que está bajo la supervisión de una instalación de la Oficina de Prisiones en Long Beach, que administra un centro de rehabilitación, así como a los presos que se encuentran en confinamiento domiciliario. Los registros dicen que será liberado del confinamiento domiciliario el 17 de abril.

El Departamento de Justicia ha ordenado un mayor uso del confinamiento domiciliario y la liberación acelerada de los reclusos elegibles por parte de la Oficina de Prisiones, con prioridad para los que se encuentran en prisiones de seguridad baja o media, comenzando con los puntos calientes del virus. Pero los defensores han expresado su preocupación por las desigualdades raciales y financieras en aquellos a quienes se les concede el confinamiento en el hogar.

Los abogados de Giannulli y los funcionarios de la Oficina de Prisiones no respondieron de inmediato las solicitudes de comentarios el sábado.