Ya no hay vuelta atrás: el golpe de Estado en Myanmar llegó a un punto de quiebre

Ya no hay vuelta atrás: el golpe de Estado en Myanmar llegó a un punto de quiebre

Myanmar se transformó en una de las naciones más problemáticas del año, luego de que una junta militar decida derrocar a su presidenta electa de forma democrática.

De todas maneras, las acciones de los nuevos militares a cargo superaron las expectativas de toda la población del país. Miles de personas se manifestaron en las calles tras el deceso de dos jóvenes protestantes.

Protestas en Birmania contra los jefes militares.

Se trata de las dos primeras víctimas del régimen de Birmania. El hecho ocurrió después de que Estados Unidos amenace con endurecer las sanciones en caso de que los arrebatos no frenen.

Desde que se conoció que la mandataria había sido derrocada, miles de personas, en especial estudiantes universitarios, se manifestaron en las calles de la Nación asiática pidiendo su liberación.

Las protestas en Myanmar se multiplicaron.

En contra del pedido de la gente, la junta militar decidió darle dos años de prisión a la expresidenta de Myanmar, tanto por supuestos cargos de contrabando como por no respetar la cuarentena obligatoria.