A siete días del cambio: Israel está al borde de despedir a un Netanyahu que no se rinde

A siete días del cambio: Israel está al borde de despedir a un Netanyahu que no se rinde

A pesar de que se formó una coalición con el único propósito de sacarlo del gobierno de Israel, el primer ministro Benjamín Netanyahu dejó en claro que no perderá la fe hasta el 14 de junio, fecha en que el parlamento nacional votará: “Es tarde, pero no tan tarde”, apuntó el funcionario. La decisión podría estirar su gobierno otros dos años o finalizar sus 12 años al frente de una de las regiones más poderosas de Oriente Medio.

Netanyahu aseguró que no se retirará con facilidad de su puesto como mandatario de Israel.

“Nos opondremos al establecimiento de este peligroso gobierno del fraude y la rendición”, aseveró el mandatario frente a la posibilidad de ser reemplazado por Yasif Lapid, quien será la cabeza de la coalición que incluyó, por primera vez, al partido musulmán del territorio. El ministro está intentando convencer al área más conservadora de apuntar en contra de esta unión, incluso apuntando que seguirá intentando derrocarlos si llegase a perder el poder.

Naftali Bennett, líder opositor de Netanyahu y principal político de la coalición que podría tomar el poder de Israel.

Si bien todavía no se dio la votación, Netanyahu no dudó en inculcar la idea de que se tratará de un gobierno que está basado en el fraude electoral: “Mucha gente cree que ha sido engañada, estamos siendo testigos de la mayor decepción de nuestra historia”, luego agregó que se tratará de un gobierno de izquierda y que apoyan actos terroristas. La respuesta no se hizo esperar y apuntaron que la nación judía: “No es una monarquía, nadie tiene el monopolio del poder”.

Desde el 2019 que hay protestas constantes en contra de Benjamín Netanyahu.

La gestión contra el coronavirus no lo ayudó

Si bien el territorio israelí registró números extremadamente bajos en la última semana, al ritmo de menos de un caso por día, mientras otras naciones con grandes campañas de vacunación están volviendo a sucumbir frente a la cepa india, el primer ministro no logró reflejar sus logros sanitarios en intención de voto o apoyo popular.

Israel ha poblado sus calles en repetidas ocasiones con manifestantes en contra del Benjamín Netanyahu por una serie de casos y acusaciones de corrupción. Si bien a mediados del 2020 apuntaron que su gestión sanitaria era paupérrima, tema que logró dar vuelta a su favor, la cantidad de errores estos últimos 12 años no pueden ser borrados por deshacerse del coronavirus.