Ajustes secretos de Google Chrome que deberías cambiar

Ajustes secretos de Google Chrome que deberías cambiar

Google Chrome se ha convertido en un versátil navegador web gracias a la gran cantidad de opciones que incluye. Sin embargo, diríamos que el porcentaje más alto de estas pasa desapercibidas debido a su desconocimiento por parte de los usuarios.

En Softonic queremos que saques partido a muchas de estas, así que aquí van algunos ajustes secretos de Google Chrome que deberías cambiar.

Sincronización de información

Vamos a empezar por un apartado con el que nos vamos a explayar bastante: la sincronización de datos. Google Chrome permite sincronizar información entre diferentes equipos, smartphones, etc., con sólo introducir el correo electrónico de Gmail. Sin embargo, esto no siempre es positivo, ya que puedes dejar datos en equipos que no usas de manera habitual o, simplemente, no quieres que esa información se comparta con Chrome.

Para evitar esto en cuestión, lo único que hay que realizar es pinchar sobre los tres puntos y luego cliquear en “Configuración”. Una vez estés dentro, localiza “Sincronización” y haz clic en “Gestionar sincronización” para modificar los valores predeterminados.

Dentro te van a aparecer todos los elementos que tienes activado para sincronizar en el navegador Chrome, siempre con tu cuenta de Google y cada vez que hagas inicio de sesión. Nuestra recomendación es fácil: si quieres que tu seguridad sea lo primero y estás acostumbrado a usar tu cuenta en PCs muy diferentes, no dudes ni un segundo en quitar todo. Ahora bien, si quieres que haya elementos que sí están sincronizados, selecciona bien qué quieres que se quede en la nube.

No es lo mismo una contraseña que una nueva pestaña abierta, al igual que tampoco es lo mismo dejar los métodos de pago y direcciones con Google Play que los Temas a nivel de diseño. Tú eres el que tiene que tomar la última decisión.

Gestionar el control que Google realiza

Google registra nuestros pasos en todo momento. Cada cosa que hacemos en el navegador o en uno de sus productos, como simplemente buscar un correo electrónico en cuestión, la compañía lo graba en sus servidores. La “excusa” es la que ya sabrás: “Los datos guardados te permiten disfrutar de todos los servicios de Google de una forma más personalizada”. Todo muy bonito, pero no todo el mundo es tan permisivo.

Para cambiar esto, de nuevo desde “Configuración” cliquea en “Controlar cómo se utiliza el historial de navegación para personalizar la Búsqueda, los anuncios y mucho más”. Una vez estés dentro, fíjate en todas las opciones que aparecen. Nuestra recomendación es simple de nuevo: si quieres el mayor grado de privacidad posible, desactiva absolutamente todo.

El primer punto es la actividad en páginas web y en aplicaciones. En pocas palabras, guarda toda tu actividad en los sitios web y las aplicaciones de Google para ofrecer “búsquedas más rápidas, mejores recomendaciones y experiencias” en el motor de búsqueda. Esto también incluye elementos tan controvertidos como las grabaciones de voz y audio, algo que nunca ha gustado a la comunidad dado que implica mantener el micrófono habilitado de manera predeterminada. Desactivado todo aquí.

Para ver más detalles de esta configuración avanzada, cliquea en “Mostrar todos los controles de la actividad de tu cuenta”. Aquí se abrirá una nueva página web con más datos que Google obtiene de ti. El primero de ellos, por ejemplo, es el “Historial de ubicaciones”. Como su propio nombre indica, este guarda todos los sitios a los que vas con tus dispositivos móviles Android e iOS (y aquí da igual si es una app de Google o no). En otras palabras, está trackeando tu recorrido en todo momento.

En la categoría inferior tienes el “Historial de Youtube”, que recopila todos los vídeos que vamos viendo, así como las búsquedas, para ofrecer un contenido más exhaustivo. Y luego justo debajo tienes la última, que es la “Personalización de anuncios”. Aquí le puedes decir a Google si quieres que los anuncios que muestra estén basados en tus búsquedas, es decir, en todo lo contado anteriormente.

Otros servicios de Google

En el mismo apartado de “Sincronización” y dentro de “Configuración”, el navegador Google Chrome ofrece “Otros servicios de Google”. Tras este nombre se esconde una serie de opciones muy variopintas, pero que merece la pena toquetearlas para saber qué tenemos en nuestro navegador.

Por ejemplo, la primera casilla es la de autocompletar búsquedas y URLs, mientras que la segunda es la de mostrar sugerencias. Pueden no ser importantes, pero las siguientes sí deberías tenerlas marcadas: “Navegación segura” te sirve para proteger tu dispositivos y páginas webs de peligros potenciales (malware), al igual que la siguiente casilla, que nos avisará si nuestras contraseñas “se ven expuestas en una quiebra de seguridad de datos”.

Teniendo en cuenta esto, el resto no tiene más importancia: si queremos ayudar a mejorar la seguridad de Chrome a través de nuestras URLs; si deseamos mandar reportes de errores a la compañía para que las funciones y el rendimiento del navegador sea mejor; si queremos mejorar las búsquedas y la navegación, y por último si deseamos la revisión ortográfica mejorada. Simple.

Borrar contraseñas guardadas antiguas y en desuso

Te vamos a hacer una pregunta: ¿en cuántas páginas webs o aplicaciones estás registrado? No hace falta que respondas, ya que la pregunta será “cientos”, casi con total seguridad. Y ahí está la clave de este apartado.

Vamos creando y generando una nueva contraseña cada poco tiempo, de ahí que realmente no nos acordemos de plataformas antiguas. Por suerte para ti (o no), Google Chrome almacena toda esa información. Vete de nuevo hasta “Configuración” y localiza el apartado “Contraseñas”. Justo ahí, el navegador muestra todas y cada una de las claves que tenemos. Si vas hasta abajo te vas a sorprender, ya que verás contraseñas de hace mucho tiempo y que quizás ni recordaras. En este caso, pulsa sobre el símbolo de la “X” para eliminarla del perfil.

Quitar los métodos de pago

No somos nada partidarios de que los datos de pago se queden guardados en el navegador. Lo sentimos. Todo lo que suponga dejar rastro de nuestras tarjetas de crédito o mecanismos de pago no genera confianza. En otras palabras, somos de los que pensamos que mejor meter la tarjeta de crédito cada vez que vayamos a comprar.

Para deshabilitar esto, ve primero hasta la configuración de Chrome y busca la opción “Métodos de pago”. Basta con entrar ahí y desmarcar la casilla de “Guardar y autocompletar métodos de pago”. No tiene más misterio.