Crónica: ¿Cómo un ácaro puede generar tanta innovación?

Crónica: ¿Cómo un ácaro puede generar tanta innovación?

“Veo a la innovación como resolver problemas, hablo de cosas cotidianas que se deben atender. Es un viaje en el que Dyson no tiene miedo de tomar un rumbo diferente con sus productos. Piensas en los teléfonos actuales y sólo son más grandes. Pero entre nuestros dispositivos hay diferencias sustanciales para cada tipo de uso”, afirma Toogood.

Dyson, un lugar lejano, pero que sorprende

Para ver de primera mano esos procesos, Expansión estuvo en los laboratorios de la empresa en Malmesbury, Inglaterra. Llegar ahí toma tiempo. Desde el aeropuerto de Londres deben pasar un par de horas viajando en automóvil. Aunque el trayecto puede ser tedioso después de 10 horas en un avión, los campos que parecen alfombras verdes hacen más llevadero el recorrido.

Al llegar ahí, lo primero que llama la atención no es el edificio de techo cóncavo que da la sensación de una ola, sino un avión de combate Harrier de la segunda guerra mundial estacionado fuera de la oficina, algo que también se replica al interior de una de las cafeterías centrales de la empresa.

Y es que para fabricar estos armatostes, los ingenieros de la época no se detuvieron a pensar en cómo optimizar sus recursos para crear diseños más esbeltos, lo cual sí ocurre con los dispositivos de Dyson. Desde sus aspiradoras hasta sus lámparas, en esta empresa predomina la premisa “hacer más con menos”.