Dijo lo que no debía: se filtraron audios peligrosos de Boris Johnson

Dijo lo que no debía: se filtraron audios peligrosos de Boris Johnson

La época de los secretos y los audios personales se terminó para los mandatarios de las Naciones centrales, algo que Boris Johnson se enteró muy tarde. A pesar de que Gran Bretaña está pasando por momentos felices en la pandemia, con pocos contagios y menos decesos, la popularidad cayó en picada luego de unas inesperadas filtraciones.

Boris Johnson quedó en el ojo de la tormenta.

A pesar de que el mandatario británico aseguró que todo lo que se decía sobre él era “absoluta basura”, muchos apuntaron que prefería que la cantidad de fallecidos se duplique antes de volver a dictaminar un aislamiento social obligatorio. Cabe destacar que al comienzo de la pandemia del coronavirus, el funcionario disminuyó su importancia y apuntó a la inmunidad del rebaño.

Los allegados de Johnson salieron en su defensa y aseguraron que nunca utilizó ni utiliza palabras de aquel calibre. De todas maneras, los comentarios ya se hicieron virales y sumaron al descontento que había generado otro rumor sobre el político, el cual aseguraron que usó dinero público para reformar su departamento.

Las nuevas acusaciones y supuestas filtraciones bajaron la popularidad de Boris Johnson.

“Dejemos que los cuerpos se apilen de a miles”, aseguran que musitó el primer ministro de las islas británicas en una conversación con uno de los empresarios más importantes de todo el país. Desde la oposición arremetieron de forma muy áspera y apuntaron: “Es triste ver cómo el gobierno de la Nación ha caído muy por debajo de los estándares de integridad”.

La región comandada por el reemplazo de Theresa May contabilizó dos mil 600 casos positivos de coronavirus en las últimas 24 horas, con apenas 17 fallecidos. Sin embargo, continúa siendo una de las regiones con mayor cantidad de decesos en toda Europa, lo que llegaron a cambiar gracias a la campaña de vacunación y una apretada cuarentena.

El mandatario negó todos los comentarios que se le atribuyen.

Boris Johnson está siguiendo la senda de Jair Bolsonaro y Donald Trump, perdiendo amplios porcentajes de popularidad que vienen acompañados de acusaciones de corrupción y tratos por debajo de la mesa. Casi el 40% de la población británica asegura que su primer ministro es corrupto o que tiene mano en alguna trama ilícita.