Israel no se detiene: Netanyahu dejó en claro que no le interesa el número de víctimas musulmanas

Israel no se detiene: Netanyahu dejó en claro que no le interesa el número de víctimas musulmanas

Israel no detuvo su ofensiva contra la Franja de Gaza a pesar de que la mayoría de las víctimas fueron civiles. El último bombardeo provocó el deceso de una familia de diez personas al mismo tiempo que el derrumbe total de un edificio. Los ataques hicieron que cerca de 10 mil ciudadanos tengan que refugiarse bajo tierra, misma técnica que utilizaron en la región judía para evitar fallecimientos masivos.

La región fue el escenario de una serie de enfrentamientos civiles entre musulmanes e israelíes, incluso entre mismos musulmanes, en las ciudades donde ambas religiones conviven, en especial Jerusalén. Esto dio comienzo a lo que terminó con 150 aviones sobrevolando la Franja de Gaza y apuntando contra decenas de armamentos ocultos bajo tierra y más de 100 fallecidos.

Misiles desde la Franja de Gaza en territorio israelí.

De las 137 víctimas de las acometidas aéreas de la nación comandada por Netanyahu, 37 fueron niños. El mismo gobierno aseguró que los cinco bombardeos de esta madrugada se llevaron a cabo por orden de su primer ministro, el objetivo principal era el cuartel general de Hamás, que ya perdió gran parte de sus comandantes.

Además del centenar de fallecidos, las fuerzas del territorio israelí son culpables de casi mil heridos de gravedad, en su mayoría civiles. De todas maneras el partido político que gobierna Gaza no se quedó callado ante los bombardeos: “Van a continuar pagando”, aseguraron contra el gobierno judío, a lo que agregaron: “Todavía no ha acabado”.

Israel tomó la iniciativa en los ataques contra Palestina y la Franja de Gaza.

Lo que comenzó como un problema para Israel, el hecho de que gran parte del armamento palestino esté bajo tierra, se solucionó en el último comunicado del gobierno de Netanyahu: “Alcanzamos lanzacohetes y otras instalaciones subterráneas”, al mismo tiempo comenzaron una invasión terrestre en la Franja de Gaza.