No tienen paz: Estados Unidos volvió a acusar a Irán frente a las instituciones internacionales

No tienen paz: Estados Unidos volvió a acusar a Irán frente a las instituciones internacionales

Desde que Donald Trump reavivó las sanciones contra Irán, Estados Unidos se encuentra en un estado de conflicto permanente con la Nación comandada por Hasán Rohani. En este caso, apuntaron contra los musulmanes por haber arremetido contra ellos en medio de un procedimiento de rutina en el golfo.

Donald Trump y Hasán Rohaní, los dos mandatarios dejaron la relación entre ambas Naciones en muy malos términos.  

Desde EE. UU., toman el hecho de que Irán continúe produciendo artefactos nucleares como una amenaza constante, a pesar de que el resto del mundo aún continúa respetando la soberanía de la Nación asiática, ya que no se salieron del acuerdo de Teherán firmado en el 2015.

“El Harth 55 se acercó de forma peligrosa hacia la proa del Wrangell, hasta el punto de que casi colisionan”, apuntaron desde el territorio gobernado por Joe Biden, en lo que fue una nueva denuncia de agresiones de Rohani a la superpotencia mundial. Al igual que con el resto de las sanciones, la administración persa ignoró las advertencias del navío norteamericano y continuó su camino sin inmutarse.

Las tropas estadounidenses en Irán.

Donald Trump se retiró de forma oficial del acuerdo de Teherán a fines del 2020 y simultáneamente reimpuso restricciones y sanciones al gobierno iraní, las cuales recibieron críticas por parte de la Unión Europea y el resto de las Naciones Unidas, dado que no era una decisión que podía tomar la Nación norteamericana.

Protestas en Irán contra Estados Unidos.

A pesar de que todas las facciones están reunidas desde el 6 de abril, los militares del territorio musulmán continúan hostigando las tropas foráneas en sus tierras. En este caso, se trató de tres lanchas de alta velocidad que amenazaban con arremeter contra un gran navío militar de la república estadounidense.

De todas maneras, las tensiones entre ambas regiones llegaron a su cúlmine, luego de que Estados Unidos arremeta de forma letal contra Qasem Soleimani a principios del 2020, uno de los militares más importantes de Irán. Desde entonces, la ofensiva de la región gobernada por Rohani ha sido mucho más violenta, pero sin víctimas.