Reseña: Fitbit Luxe, el smartwatch que combina lujo con ejercicio

Reseña: Fitbit Luxe, el smartwatch que combina lujo con ejercicio

La caja del Fitbit Luxe incluye el monitor con dos correas, una pequeña y una grande, y un cable de carga que se conecta vía USB a la corriente o a una computadora. Mientras se carga el dispositivo hay que descargar la app para hacer la configuración inicial, que toma alrededor de 10 minutos, en lo que se empareja con el smartphone vía Bluetooth y muestra la guía de uso.

La app detectó una actualización para el Luxe, que tomó unos 20 minutos adicionales en aplicarse. Todo este proceso se hace con el monitor conectado a la corriente, y antes de colocarlo en la muñeca. El Luxe no tiene botones, por lo que se maneja deslizando el dedo sobre la pantalla táctil en diferentes direcciones: hacia los lados para acceder a las notificaciones y aplicaciones, hacia arriba y abajo para la información de la actividad y la configuración.

Es posible “adivinar” estos movimientos sin leer la guía, pero es más fácil y rápido leyendo las instrucciones. Debido a que el Luxe es resistente al agua y puede usarse para nadar, hay una opción para bloquear la pantalla táctil durante ese ejercicio. Una vez colocado el monitor en la muñeca, usando la correa de plástico, prácticamente no se siente, pues es muy ligero, y con un broche similar al de un cinturón, el cual crea un sentimiento de seguridad para no preocuparnos de que se caiga, precisamente por lo poco que pesa.

Esto es una ventaja al dormir con él, pues usarlo durante la noche permite recopilar información sobre la calidad de nuestro sueño, tema que tocaré más adelante con más detalle.