Reseña: Galaxy A52, un smartphone para retener el mercado de gama media

Reseña: Galaxy A52, un smartphone para retener el mercado de gama media

Otro elemento que puede resultar relevante para los interesados en el contenido audiovisual es su pantalla AMOLED de 6.5 pulgadas, la cual cuenta con una resolución FHD+ para ofrecer una muy buena experiencia en cuanto a la calidad de los colores, pues los negros son más profundos, mientras los demás tonos se muestran en una escala mucho más vívida que otros teléfonos de gama media.

Además, su tasa de refresco es de 120 Hz. Por lo tanto, los gamers tendrán quejas mínimas respecto a la latencia en títulos de disparos, por ejemplo, donde este suele ser uno de los problemas más relevantes. Cabe mencionar que este aspecto también se puede configurar para adaptarse a cada app o si tu uso no representa una exigencia grande para el dispositivo, puede quedarse fijo en 60 Hz.

Respecto a usuarios que consumen juegos casuales o utilizan sus dispositivos para las tareas diarias más comunes, así como el desplazamiento en redes sociales, el Galaxy A52 cumple sin problemas. Incluso da una autonomía relevante, pues la batería puede llegar hasta dos días, según Samsung, aunque claro que eso depende de las exigencias de uso. Cuando lo usé prioritariamente para jugar y al máximo de sus capacidades durante periodos medianos, por ejemplo, la batería resistió un poco más de nueve horas.

Respecto a las cámaras, Galaxy A52 cuenta con un sensor principal de 64 megapíxeles, un lente gran angular de 12 megapíxeles y un lente macro de cinco megapíxeles. Asimismo, tiene un sensor de cinco megapíxeles y zoom digital de 10X. En este punto cabe mencionar que no cuenta con un teleobjetivo, por lo que al usar el zoom la imagen pierde definición.

A pesar de ello, la cámara principal produce imágenes de calidad con colores saturados, además puede captar una mayor cantidad de detalles en un contexto de buena iluminación. En condiciones de poca luz, el dispositivo aprovecha su tecnología y Modo Noche para crear imágenes de alta resolución, aunque los colores y texturas pueden llegar a distorsionarse.